ORANGE SANDALWOOD

ORANGE SANDALWOOD

7/28/2014

UM DIA DESTES



Sabes, trago no meu peito este gosto por 

ti, por tudo aquilo que é teu, os meus 

olhos tão cheios dessa coisa tua, tão 

bonita, tão certa, e a tua beleza que 

parece querer ficar-me no olhar apenas, 

mas eu não deixo, não não não, eu quero 

toda essa beleza dentro de mim, a 

vibrar, a irradiar, a iluminar todo isto 

que sou por dentro, e por isso ando como 

louco a lembrar-me de ti, a memorizar-

te, a procura do conforto de rever-te em 

cada pormenor, em todas as coisas

pequenas, desde todos os ângulos e 

alturas, os cimos e os vales, as 

pradarias, as fontes, as chuvas, ando a 

assediar o tempo, a roubar-lhe a saúde, 

descascar essa cortiça dura que ele 

usa para te manter tão longe, e por isso 

também ando a recitar as palavras que 

não disseste ainda, e a deixar que os 

teus silêncios belíssimos descarreguem 

sobre mim a sua chuvinha fina e fresca, 

assim entretido nestas coisas, talvez 

distância fique na verdade mais curta

um dia qualquer acabe por receber a 

notícia de que o inverno passou, que já 

estás cá, e podes tomar café amanhã...?





Sándalo Naranja

MY EYES ON YOURS



I'll take pleasure today 
in undoing your hair, 
holding your face between my hands, 
giving you my tenderest glance 
(it's a established fact 
               that my eyes want yours).



Sándalo Naranja

LA SOMBRA O LA VIDA (BREATHLESS PROSE # 7)




La sombra o la vida, mi señora, esto es un asalto, le advierto que no estoy yo para bromas, y si usted colabora nadie tiene que salir herido, oh señora mía, luz de donde el sol la toma, o por lo menos la solía tomar... yo le pido, le ruego, que me entregue su sombra, así por las buenas, sin resistir, le suplico, total si usted ya no la usa para nada, y piense que para mí tener la compañía de su sombra sería maravilloso, milady, dése usted cuenta de que en su sombra adivino yo todo aquello que amé en usted (y todavía amo, y siempre amaré), y que consiste precisamente en todo aquello que usted insistió en olvidar meticulosamente sobre usted misma, más tarde, cuando decidió prescindir violentamente de las cosas que deseaba, de las cosas que amaba, y así todas esas bellezas le fueron huyendo del alma y se almacenaron en su sombra, una sombra que usted arrastra por costumbre y porque qué va hacer con ella, pero yo creo que la odia en el fondo, ya ve, usted se pone a odiar precisamente aquello que yo más amo en el mundo ¿no es extraño?, una sombra lindísima y triste, tan triste y bella que, la verdad, 
viendolas juntas a ustedes dos bajo el sol de primavera, parecería más que es usted la que se arrastra pegada a la tierra y su sombra flota etérea sin llegar a tocar el suelo, o sea, resumiendo, algo así como si usted no fuese ni una sombra de lo que fue un dia, oh mi bella señora, y perdoneme la franqueza, pero en fin, divagaba, lo que quería decir es que usted ya ni se fija en su sombra y a veces hasta parece que ni se acuerda de ella, milady, y esa es la razón de este asalto, demela por favor, usted jamás la mira, ni piensa en ella, porque decidió así con esa vehemencia tan suya de usted no mirar nunca para atrás, así que una vez más le digo, démela sin más, no me obligue a robarsela a punta de pistola, lo que sería una escena fea e innecesaria, entienda de una vez que yo a su sombra de usted la quiero para que me ayude a  recordar, para permitir que sea la sombra la que proyecte todo lo que usted podría haber sido si hubiese querido serlo, así como la vida es proyectada desde nuestra propia luz y nuestro deseo y nuestra voluntad de imaginarla, así sea, no sé si me va entendiendo, señora que lo fue de mis sueños y de mis vigilias, que quede claro que yo a su sombra la quiero para abrazarla en mis noches turbias de pánicos domésticos, para los días sin sol, y para subir certas cuestas que se me hacen tan difíciles desde que usted decidió desaparecerse, prohibirse, exiliarse de sí misma, y dejarme con esta cara superlativa de idiota pensando, intentando conjurar cómo eran sus ojos, o la danza de sus manos, o la temperatura exacta de su voz, o ese desasosiego tan báltico de su corazón, o el arrebol que su rostro vestía al escuchar ciertas palabras mías, y bueno, por todo eso se me ocurrió depositar toda mi confianza en esta idea de que su sombra me traerá esas cosas de nuevo, de algún modo, así que permitame de una vez que le quite ese peso de encima, si hasta le estoy haciendo un favor,  si hasta va a acabar por agradecermelo, ande, dejeme bailar con su sombra, con su alma fugaz de estrellas y azules durante toda la eternidad, amén, he dicho.



Sándalo Naranja
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...